“Mi padre nunca me reconoció y personalmente he cargado con eso toda la vida. Llevar su apellido había sido un martirio hasta ahora en que por fin pude realizar un cambio de apellido y quedarme con los dos de mi madre.

Recomiendo y doy fe del buen trabajo que hace este equipo de abogados. No solo lograron el cambio muy rápido, si no que me ayudaron e informaron durante todo el proceso.